Post-Operatorio

Contrariamente a lo que la mayoría de pacientes cree, no se caracteriza por ser doloroso pero, puede haber una sensación de presión interocular o supraobitaria.

Es una intervención que requiere una mentalización por parte del paciente porque es dura desde el punto de vista emocional, debido a que durante los 4 primeros días postoperatorios, en los que se requiere taponamiento nasal, no se puede respirar por la nariz, lo cual implica que no podemos dormir toda la noche, porque nos despertaremos periódicamente generando una tensión que puede causar ansiedad. 

Actualmente, colocamos unas esponjas nasales que generan una mínima tensión sobre las cavidades nasales y facilitan la correcta recolocación de las estructuras y absorben las secreciones serohemáticas que se producen como consecuencia del traumatismo quirúrgico. Durante los 4 días en los que el paciente lleva el taponamiento nasal hay un lagrimeo ocular debido a que las lágrimas no pueden salir por su drenaje natural que es el meato inferior de las cavidades nasales.

Estos taponamientos no son compresivos, con lo cual evitamos el dolor postoperatorio. A cambio, podemos observar un leve drenaje anterior de las fosas nasales y, ocasionalmente, posterior con secreciones a nivel de la boca.

El edema postoperatorio, habitualmente leve, desaparece a la semana, pero ocasionalmente puede persistir una mínima coloración violácea durante 2 o 3 semanas.

El edema postoperatorio solo se produce en caso de realizar osteotomías (fracturas nasales) como por ejemplo en el caso de un paciente con una desviación de la piramidea nasal y/o una giba oseocartilaginosa del dorso nasal.

En los pacientes que corregimos la punta nasal no hay edema postoperatorio debido a que realizamos una cirugía sobre los cartílagos alares sin necesidad de realizar osteotomías.

Durante la intervención colocamos unas placas de material plástico a cada lado del septum nasal que nos permiten asegurar que se mantendrá completamente alineado durante el postoperatorio y también nos facilita la extracción de las esponjas dado que resbalan sobre dicho material.

Las placas se retiran a la semana. En caso de realizar osteotomías necesitamos la colocación de una férula externa durante 2 semanas para mantener las estructuras en la posición adecuada.

Durante las primeras semanas postoperatorias es habitual que la  nariz se obstruya más o menos por las secreciones, por esto aconsejamos realizar limpiezas periódicas con preparados de agua de mar. Debemos evitar sonarnos la nariz debido a que cuando lo hacemos generamos una presión que puede desviar fácilmente el septum nasal.

En caso de realizar osteotomías desaconsejamos las gafas y las máscaras nasales durante los 6 primeros meses. Por eso aconsejamos la adaptación a lentillas y también debemos evitar tomar el sol los primeros meses.

Respecto al ejercicio físico, aunque a la semana ya podemos realizar abdominales, estiramientos o bicicleta, es mejor esperar un mes para correr. 

La baja laboral habitual en una persona con un trabajo sedentario tipo oficina, es de unos 10 días aproximadamente, pero si es un paciente con un trabajo físico importante es mejor 4 semanas.

¿Se pueden retirar los taponamientos nasales antes de  4 días?  Sí es posible, pero los resultados funcionales no mejoran. Además, debemos considerar que cuando retiramos el taponamiento nasal generamos un edema dentro de las fosas nasales que dificulta la respiración y que no mejora hasta que 3 días más tarde retiramos las placas nasales junto a las secreciones.

Hay cirujanos que colocan un taponamiento nasal que retiran a las 24 horas pero entonces debemos considerar si realmente han hecho un trabajo funcional de corrección del septum nasal y /o los cornetes.

La intervención de la septorrinoplastia se caracteriza por un postoperatorio duro desde el punto de vista emocional, pero con un dolor mínimo o inexistente. Aparece sequedad de boca y ocasionalmente dolor a nivel de la orofaringe debido a la sequedad, aconsejando por ello una periódica y abundante ingesta de agua.

Podemos comer lo que deseemos, pero debido a la imposibilidad de respirar por la nariz  debemos hacerlo en pequeñas cantidades. Si los alimentos son muy sólidos, la acción masticatoria genera una presión sobre el taponamiento nasal que hace que drene levemente. El posotoperatorio es habitualmente bueno y sólo los 4 primeros días son un poco duros. Generalmente en una semana o 10 días como máximo, se ha pasado el postoperatorio.

Ver imágenes antes y después